domingo, 5 de agosto de 2012

Amantes de mis cuentos: La batalla de Bailén


La rendición de Bailén.
José Casado del Alisal
Museo de El Prado

Napoleón Bonaparte, emperador de los franceses, era de armas tomar. Un día que no se sentía bien y había ido al aseo, se miró al espejo y se enfadó. Se vio gordo. Malo..., pues cada vez que se veía así atacaba un país y como el pobre padecía del estómago y en el baño se miraba en el espejo, no terminaba una guerra sin entrar en otra.
A solas pensaba que era inadmisible que un hombre tan inteligente como él, lo tuviera todo menos estatura. Nadie le superaba como estratega, quién sino él había restablecido la paz interior en Francia, quién sino él reorganizó la justicia, quién sino él fortaleció la administración central. Pasaría a la Historia como un gran hombre, más no como un hombre alto y esbelto. Eso le ponía frenético.
¡Qué hacer! dijo sintiendo un retortijón. Y en aquel cuarto de baño sin calefacción anheló sol, así que decidió invadir a España.
Carlos IV y su esposa María Luisa eran los Reyes de España. A él le encantaba arreglar relojes y no se preocupaba de los asuntos de Estado. A ella lo que más le gustaba eran las fiestas y enseñar sus brazos: lo único bonito que tenía. Le faltaban los dientes y Goya, el pintor, la encontraba horrenda. Así la pintó.
Uno de los ministros, Manuel Godoy, hizo tan mal su trabajo que las tropas francesas comenzaron a ocupar puestos claves en el territorio español. Al pueblo de Madrid, eso no le gustó. Así que un dos de mayo todos los madrileños, unos con armas de fuego y otros con garrotes les plantaron cara a los franceses. Los demás españoles hicieron lo mismo y se armó la guerra.
En Bailén un pueblo de la provincia de Jaén, se enfrentaron españoles y franceses. Era el dieciocho de julio de mil ochocientos ocho.
- ¡Hacía un calor tremendo!
Al mando del gran ejército francés estaba el general Dupont. Castaños era el general español. El general Dupont confiaba en la victoria, sus armas relucían, los uniformes franceses brillaban al sol. En cambio, el general Castaños miraba de reojo a su tropa y se preguntaba cómo saldría de aquella batalla.
Los dos ejércitos lucharon como leones. Cuando de pronto se oyeron gritos de alegría en español y lamentos en francés. Los españoles no se lo podían creer, habían ganado la batalla.
No le quedó más remedio al general Dupont que desprenderse de su sable. Y acercándose al general Castaños decirle:
“General, os entrego esta espada, vencedora en cien batallas”.
A lo que el general Castaños respondió:
“Gracias, general. Esta ha sido mi primera victoria”.




© Marieta Alonso Más

No hay comentarios:

Publicar un comentario