jueves, 17 de agosto de 2017

Arte Románico

San Clemente de Tahull
Valle de Bohí (Lérida)

En los albores del año 1000 hubo una gran expansión económica y cultural junto con un importante crecimiento demográfico. Se roturaron nuevas tierras, se abrieron antiguas rutas de comercio que posibilitaron caminos de peregrinación. Toda Europa se vio envuelta en una fiebre constructiva que consiguió formular un lenguaje específico y coherente en lo artístico: El románico. 

Predominó en Europa durante los siglos XI, XII y parte del XIII. Y lo que se crea es verdaderamente original, cristiano y europeo.

Las primeras construcciones se hicieron en Lombardía, Borgoña y Normandía, difundiéndose por toda Europa gracias a la expansión de las órdenes religiosas como Cluny y Císter, las peregrinaciones, el aumento de la influencia de la iglesia. Y podemos decir con orgullo que el románico español es uno de los más ricos y variados de Europa, con sus influjos islámicos, catalanes, franceses, lombardos y visigodos que se amalgamaron para crear muchos e importantes monumentos.

Iglesia de San Martín de Frómista (Palencia)


Arquitectura: Fue la expresión artística más típica del románico. Elaboró soluciones estructurales y decorativas comunes, y sobre tal base, se hicieron escuelas locales. Dentro de su inmensa variedad de expresiones entre sus características podemos encontrar: El arco de medio punto, las bóvedas, primero de madera y luego de piedra, los contrafuertes en los muros para sujetar las bóvedas, los pilares más anchos, la planta en forma de cruz latina, varias naves, los ábsides semicirculares para rematar las naves, el crucero que separa las naves del coro, la girola por detrás del altar mayor, la cripta donde se guardaban las reliquias de los santos, el campanario...

Relieve representando la duda de
Santo Tomás.
Monasterio de Silos (Burgos)

Escultura. Las imágenes esculpidas narran la Biblia en los pórticos de entrada, en las ménsulas, cornisas, en los ambones -así se llaman los púlpitos-, en los capiteles de los claustros… El románico elabora un tipo de capitel que es peculiar de este estilo: el capitel cúbico, que se obtiene redondeando en la zona inferior los ángulos de un paralelepípedo de piedra. Las figuras románicas estaban policromadas aunque con el paso del tiempo hayan desaparecido los colores. Se aprecia en ellas un rígido frontalismo que confiere al rostro una expresión hierática y distante. Es muy raro que conozcamos el nombre de los escultores románicos.

Anunciación a los pastores
Panteón de reyes de San Isidoro de León


Pintura. Fue un arte muy floreciente pues no solo halló expresiones en la decoración de las paredes y las bóvedas representando escenas de la vida de Cristo y de los Santos, también sobre tablas y en miniaturas aunque mucho se haya perdido. La decoración mural se realizaba con pinturas al fresco o con mosaicos, estos últimos son casi exclusivos de Italia, por su mayor contacto con la cultura bizantina. Los temas a pintar eran episodios del viejo y nuevo testamento, animales fantásticos, escenas de guerra, de la vida cotidiana que nos permiten conocer mentalidad y costumbres de la época, todo aquello que entonces se llamaba «moralia» (relatos con contenido moral). Tema casi obligado en los ábsides era el Cristo en majestad, el Pantocrátor, que muestra a Cristo triunfante, sentado, dentro de la mandorla, con los Evangelios en la mano izquierda y la derecha en actitud de bendecir, y a su alrededor la simétrica muchedumbre de santos, hombres y poderes infernales.  

Es amplísima la decoración de los libros: la ilustración de un episodio, la decoración de las letras iniciales de los capítulos y de los parágrafos, así era llamado el párrafo. Da pudor tener uno de estos libros entre las manos.



Panteón de los Reyes
Basílica de San Isidoro de León

miércoles, 16 de agosto de 2017

Nuevo Akelarre Literario nº 23: La pesca del atún en Ayamonte




La pesca del atún, cuadro que inspira este mes nuestros cuentos, fue realizado en el año 1919 por el pintor español Joaquín Sorolla Bastida (1863–1923). 
Muestra la tradición pesquera de la almadraba, arte que ya fue utilizado por fenicios, griegos y cartagineses en las costas españolas, cuando en la primavera, época de celo, los atunes nadan desde el Círculo Polar Ártico hasta el mar Mediterráneo, buscando sus aguas calientes para el desove.
Hasta septiembre de 2017 se pueden ver en el museo de El Prado de Madrid, las pinturas cedidas por la Hispanic Society of America.


Pinchad aquí y podrás leer nuestros cuentos
http://www.nuevoakelarreliterario.com/la-pesca-del-atun-en-ayamonte/#




Espero que os gusten

martes, 15 de agosto de 2017

La Asunción de la Virgen: 15 de agosto


El cuadro de la Virgen de la Paloma. Madrid

Fiesta nacional en España. 

  
Verbena de la Paloma


En Madrid se celebra La verbena de la Paloma. La procesión sale de la Iglesia de La Paloma después de que un representante del cuerpo de bomberos haya tenido el honor de bajar el cuadro de su retablo. Las calles decoradas con flores, luces, guirnaldas, se llenan de chulapos y chulapas, realizándose concursos de mantones de Manila.

En Barcelona, en el Paseo de Gracia, se suceden los conciertos y verbenas, los pasacalles con gigantes, los “correfocs”, que son personas disfrazadas de diablos que bailan y saltan entre fuegos artificiales y los “castells”, torres humanas de varios pisos de altura.

En Sevilla los costaleros sacan a la Virgen de los Reyes de la Catedral a las 8 de la mañana en procesión.

En La Alberca (Salamanca), tras la misa y procesión, se celebra en la Plaza Mayor el Ofertorio, en el que las autoridades y los mayordomos ataviados con los trajes típicos (las mujeres visten el traje de vistas, uno de los vestidos de novia más antiguos de Europa) realizan ofrendas a la madre de Jesús.

En el País Vasco se celebra la Semana Grande por estas fechas.

En Elche (Alicante), la “Ciudad del Misteri” se escenifica cada 14 y 15 de agosto este drama que recrea la Dormición, Asunción y Coronación de la Virgen. Por su importancia esta Fiesta ha sido proclamada Patrimonio Universal de la Humanidad por la UNESCO.

La iglesia católica celebra esta fiesta desde el siglo VI en Oriente y, en Roma, desde el siglo VII. Este día la Virgen es venerada en muchos otros lugares de España y de América.


La Asunción de la Virgen

¿A dónde va, cuando se va, la llama?
¿A dónde va, cuando se va, la rosa?
¿Qué regazo, qué esfera deleitosa,
qué amor del Padre la alza y la reclama?

Esta vez como aquélla, aunque distinto;
el Hijo ascendió al Padre en pura flecha.
Hoy va la Madre al Hijo, va derecha,
al Uno y Trino, al trono en su recinto.

Por eso el aire, el cielo, rasga, horada,
profundiza en columna que no cesa,
se nos va, se nos pierde, pincelada
de espuma azul en el azul sorpresa.

No se nos pierde, no; se va y se queda.
Coronada de cielos, tierra añora
y baja en descensión de Mediadora,
rampa de amor, dulcísima vereda.

Gerardo Diego


domingo, 13 de agosto de 2017

Carolina Olivares: El único que sabe cómo late tu corazón



No era nada, y de repente, he iniciado el camino con el objetivo de convertirme en un todo.

Me estoy multiplicando sin cesar. El lugar que me acoge es acuoso y cálido.

Me gusta, es agradable para mí estar aquí. 

Estoy dentro de un micro mundo, estoy creciendo, poco a poco al principio.

Aquí parece no haber tiempo porque no soy capaz de distinguir entre el día y la noche. Tampoco sé si fuera hace frío o calor... No me importa.

Voy formándome, ajeno al dolor y al placer. No puedo ver los colores; sin embargo, a veces percibo luces. Y oigo voces. 

En concreto, hay una voz... Es mi favorita. Pertenece a la persona que me acompaña. Ella siempre me guarda.

Hace un ruido... Es un sonido rítmico; constante. Me proporciona seguridad.

Continuo en el interior. Y mientras voy desarrollándome más y más rápido cada vez tengo menos espacio.

Soy una criatura grande y fuerte. Ya estoy preparada para afrontar la vida...

Un instante de angustia... Para caer rendido a tus brazos. Llantos y suspiros...

Ahora que estoy aquí, deja que duerma.

Quizá, en cualquier momento -cuando no lo esperes- te confiese un secreto. Y es que, solo yo... Sé cómo suenan los latidos de tu corazón.


© Carolina Olivares

viernes, 11 de agosto de 2017

Socorro González-Sepúlveda Romera: La ventana y Cuando anochece


LA VENTANA


Cuando el cielo se quedó desnudo de nubes.
Cansada de leer literatura.

Ella miró por la ventana…
Enfrente, una paloma
en el tejado quieta.

Las persianas echadas
guardan la intimidad
de otras mujeres,
que como ella miran por la ventana.

La paloma alzó el vuelo.
                                       

CUANDO ANOCHECE

Cuando anochece,
la soledad se  llena
de recuerdos
en la casa vacía.

Los objetos y muebles
guardan en sus maderas torneadas
brillos antiguos,
secretos de familia.

En las camas doradas
la huella de los cuerpos.
Manchas de humedad en las paredes
forman raras figuras.

Los cuadros renegridos por el tiempo
y  los libros, cien veces hojeados,
con un punto amarillo entre sus páginas,
que señalan momentos ya olvidados.
 
                                        
© Socorro González- Sepúlveda 








miércoles, 9 de agosto de 2017

La cocina a mi alcance: Pudín de pan





Mi madre era tan buena administradora de su casa que nunca permitió que se dejase nada en el plato. Decía que había muchos niños en el mundo pasando hambre para que se desperdiciara la  comida, es más, el despilfarro era pecado.

Un día a la semana comíamos de sobras, pero las envolvía con tal arte que engañaba a cualquier invitado imprevisto.

En una bolsa que hizo con los restos de una sábana vieja, bordó la palabra «Pan» con letras muy historiadas -ella las llamaba góticas-, allí guardaba el excedente de pan que iba quedando a diario. Cuando se llenaba la bolsa por la mitad era el momento de hacer su famoso pudín que no duraba ni veinticuatro horas.

Por lo visto la palabra budín procede de la francesa boudin, que deriva de la latina botellus. La palabra pudin o pudín -según acentuemos- procede de la inglesa pudding que probablemente deriva de la francesa.

Se consideraba un postre de personas sin recursos, pero a medida que iban mejorando de status el pudín se volvía más sofisticado.

Hoy es un postre muy preciado, del que existen numerosas versiones. Para mí la mejor es ésta, la de mi madre.

Ingredientes:

Pan duro (más o menos una barra)
2 tazas de leche
1 taza de azúcar
4 huevos
2 cucharadas de mantequilla derretida
2 cucharadas de vino seco o dulce
½ cucharadita de vainilla
Pasas y almendras al gusto

Preparación:

Quitar la corteza al pan. Echarle la leche y cuando ablande ponerlo en la batidora con todo lo demás. Mezclarlo todo.

Engrasar el molde y al horno hasta que el cuchillo salga seco, a temperatura media.

Nota.- Mi madre era muy minuciosa y le quitaba la corteza al pan. Uno de esos extraños días en que he osado entrar en la cocina lo hice con la corteza y quedó tan rico. Lo digo para quienes no gusten de pasar trabajo.


Ya me dirán.

lunes, 7 de agosto de 2017

Mª Isabel Martínez Cemillán: Establecimientos Centenarios IV: Antiguas Posadas

 

Cuando Felipe II, en el siglo XVI, eleva Madrid a capital del Reino, Villa y Corte, el pequeño «poblachón manchego», se convierte rápidamente, mejorando en importancia, dinero e industria, pero sigue conservando, incluso consolidando, lugares y calles consagradas y específicas, como por ejemplo: las Cavas, Alta y Baja.
Cavas, eran las minas que los árabes habían realizado para entradas y salidas desde la villa hasta fuera de las murallas, utilizadas como vía de escape en periodos de guerras, entonces muy frecuentes.

La Cava Baja, prestigiosa, tradicional, una de las más típicas, pintorescas y curiosas de la Corte, en su inicio, junto a Puerta Cerrada, estaba situada la Alhóndiga o Pósito, gran silo en el que se almacenaba y comerciaba el grano hasta que en el siglo XVII se traslada a la calle de Alcalá, pero lo más importante es que era el lugar de llegada y partida, trasiego y parada, de la vida trajinante de España, viajeros, arrieros, labriegos, comerciantes, entraban por la puerta más transitada de las viejas murallas, la Puerta de Moros, a caballo, en carretas de mulas, diligencias, y cualquier medio de transporte.

En 1868, el Marqués de Cubas, entonces alcalde de Madrid, viendo la gran afluencia, decide levantar una zona de alojamientos que será demolida y reconstruida a principios del siglo XX con paradas fijas establecidas para las diligencias de la Compañía de Postas, y grandes posadas, muy solicitadas por los habituales comerciantes de la Plaza de la Cebada y del Rastro y de todo el trasiego campesino que entraba procedente de Toledo y Extremadura.

Cava Baja, la calle de las posadas históricas, tan nombradas, tan utilizadas hasta bien entrado el siglo XX, edificadas en estilo de corralas, tan habituales en aquella época,  con habitaciones para las personas, gran patio de reunión donde se negociaba y «chalaneaba», cuadras para mulas y caballos, grandes espacios para «aparcar» carros y carretas, incluso, en alguna, jaulas para las fieras de los muchos circos ambulantes que arribaban a Madrid en los festejos populares.

La Cava Baja, tan madrileña, tan castiza, repleta de mesones, sigue siendo casi tan popular como antaño y conserva no solamente el recuerdo de sus antiguas posadas sino la presencia de dos de ellas: «La Posada del León de Oro», que aunque comienza su actividad en 1880, el edificio databa del siglo XVII, el más antiguo de la calle y la familia que lo regenta, lleva haciéndolo durante cinco generaciones, cuidándola y transformando «al sabor de los tiempos».  En la última restauración, apareció un gran trozo de la muralla cristiana, que han tenido el buen gusto de conservar visible bajo el suelo cubierta por cristal.

Y también, hoy refinado y confortable hotel, «La Posada del Dragón», que debe su nombre al antiguo símbolo de Madrid que aún figura en una torre del edificio del antiguo Ayuntamiento, en la Plaza de la Villa,  un peculiar dragón con simbólicas orejas de perro, abultado pecho y cola de serpiente, fidelidad, abundancia y prudente astucia, y también estaba grabado en la vieja Puerta de Moros, tan cercana a la Posada, dándole nombre.

Afortunadamente, aún se conservan algunos establecimientos centenarios de la Villa y Corte.   Continuaremos.




© Isabel Martínez Cemillán.